• Nanda Hernandez Dos Reis

"Greenwashing" para lavar la conciencia del consumidor

El Mercado tiene la capacidad de hacer de todo una mercancía; algo vendible, cuantificable, algo que convertir en dinero. Sin complejos, el Mercado lo hace con las personas y hasta con las revoluciones. Pensemos en las ya míticas camisetas con la imagen del Che Guevara que podemos encontrar en El Corte Inglés o en aquellas que se decoran con la palabra “Feminism” y que venden en Zara. Este hecho desactiva cualquier indicio de crítica o protesta y vacía de contenido su significado real.


Últimamente podemos observar cómo diversas marcas de ropa han creado líneas “amigables” con el medio ambiente. Como ejemplo, nombramos las marcas Kiabi, las que pertenecen a la multinacional Inditex u otras como Mango y C&A.

Fue en el año 2000 que los países más poderosos se encontraron en Génova en la Cumbre del G8. Hubo movilizaciones masivas de organizaciones y personas contra la Globalización. Los hechos que se sucedieron coparon el interés de la prensa mundial. En esos días, el joven activista Carlo Giuliani (14 de marzo de 1978 - 20 de julio de 2001) recibió un disparo mortal por parte de un carabinieri. Comenzamos entonces a tomar conciencia de la relevancia de los acontecimientos ante un despliegue policial sin igual para proteger la gran economía mundial. De ahí a esta parte, manifestaciones y huelgas en torno a la protección del medio ambiente y la lucha por los derechos de los trabajadores han ido formando parte de nuestro día a día calando con mayor o menor fortuna en la ciudadanía.


Podemos afirmar que ciertamente se ha creado una conciencia global sobre la necesidad de mejorar nuestra relación con el medio ambiente. Quién más quién menos sabe lo que significan las emisiones de CO2 a la atmósfera y las consecuencias del calentamiento global. La moda se reconoce como una de las industrias más contaminantes y de mayor precarización del trabajo además de sufrir una alta deslocalización de su producción: las cremalleras las hacen en China, el algodón lo recogen en Estados Unidos, los botones los fabrican en Vietnam y la prenda se “ensambla” en Bangladesh para que luego la podamos adquirir a un módico precio en los centros comerciales de las ciudades.


El informe de Greenpeace titulado “La Marca España ante el reto de la emergencia ambiental” y publicado en 2020, evalúa a 23 grandes empresas utilizando 154 indicadores relacionados con la gestión medioambiental de sus actividades. Ninguna cumple plenamente la Ley 11/2018 de Información No financiera y Diversidad. Las empresas seleccionadas para el estudio no superan los 35 puntos sobre 100. Esto nos lleva a pensar que estas empresas hacen uso del llamado “greenwashing”, que viene a ser el intento de una empresa de hacer que sus productos parezcan ecológicos cuando en realidad no lo son. Todo esto para que continuemos comprando con la conciencia “limpia”, como el pecador que paga por limpiar sus pecados y así acceder al paraíso.


Parece que el consumo está directamente reñido con la sostenibilidad, pero, ¿es posible producir y comerciar con criterios éticos dentro del sistema económico actual? Tener un impacto 0 es prácticamente imposible, pero estamos seguros que hay caminos para acercarnos buscar el menor impacto. En el campo de la moda hay iniciativas como Ropa Limpia. Para que puedas conocer prácticas éticas de sostenibilidad en el mundo de la moda, te dejo este enlace a la revista de Triodos (Banca ética).


Respecto a la cosmética encontramos que faltan iniciativas. De hecho la reducción de emisiones y del uso de plásticos así como de agentes contaminantes y tóxicos, no están entre los puntos fuertes del sector cosmético. Sin embargo, estos temas son desde siempre una parte integrante de la filosofía de empresa de RINGANA. RINGANA se ve como pionera del sector y desea seguir marcando tendencias y generar innovaciones más allá de modas pasajeras.En este sentido me parece un ejemplo a seguir esta empresa a la que estoy asociada.


¿Qué pasa con los conceptos "fresco" y "sostenible" que enarbola RINGANA? Eso mismo me pregunté cuando me ofrecieron la posibilidad de asociarme con esta marca. Entonces inicié una investigación y solicité información a mi mentora sobre el tema. A partir de ahí fui comprobando la adscripción y certificación por parte de agencias internacionales de las prácticas de la empresa en este sentido. RINGANA ha obtenido las siguientes certificaciones en su sector:

  • ECOCERT / COSMOS Muchos productos cosméticos de RINGANA están certificados según la norma ECOCERT y/o la norma COSMOS. Los principios fundamentales de estas normas incluyen, entre otros, los siguientes:

  • La preferencia de recursos renovables a los recursos de cualquier otro origen y, especialmente, a recursos petroquímicos.

  • La preferencia del uso de ingredientes procedentes de la agricultura ecológica, la cual representa la mejor garantía de que se protejan los valores ecológicos.

  • La preferencia de métodos de procesamiento que dañen lo menos posible el medioambiente.

  • La consideración de los impactos para el medioambiente (biodegradabilidad, ecotoxicidad) como criterios para la evaluación de los ingredientes de origen natural.

  • La transparencia hacia el consumidor mediante el uso de tipos de comunicación y modos de expresión no engañosos.

Se puede ver cuáles de nuestros productos están certificados por ECOCERT o COSMOS en las etiquetas del producto correspondiente y/o en entradas sobre el producto en WWW.RINGANA.COM. Etiqueta ecológica El FRESH soap de RINGANA lleva la etiqueta ecológica austríaca. En consecuencia, RINGANA es el primer fabricante de cosméticos (para consumidores finales), cuyos productos han recibido esta distinción. En el sector de los productos cosméticos – a diferencia del sector de los detergentes – casi no existen reglamentos legales para reducir el impacto sobre el medio ambiente. Ni está prescrita la degradabilidad de los detergentes ni tampoco tienen que identificarse los productos peligrosos para el medioambiente según las reglas de la legislación sobre productos químicos. Por esta razón, la Comisión Europea ha elaborado los criterios de la etiqueta ecológica de la UE para “productos cosméticos rinse-off“ (productos que requieren aclarado). La etiqueta ecológica austríaca está basada en estos criterios. Sin embargo, en conformidad con el principio de precaución, se exigen requisitos ecológicos y sanitarios más estrictos que los de la etiqueta ecológica UE. LACON El FRESH soap de RINGANA está certificado como orgánico y se produce según la directiva “producción ecológica, sección de cosméticos ecológicos“del consejo consultivo para la producción ecológica. Nuestro jabón es examinado por el organismo de control LACON con respecto al cumplimiento de las normas ecológicas y por eso lleva el código de organismo de control AT-BIO-402. LEFO Nuestros suplementos alimenticios RINGANA son revisados por el prestigioso instituto alemán LEFO. Este asegura que la dosificación y la identificación sean correctas. Los análisis constantes de nuestros productos garantizan la alta calidad de cada uno de ellos. ISO 22716:2007 Cosméticos – Buenas prácticas de manufactura (GMP), Guía para la práctica correcta de la producción Los productos cosméticos RINGANA se producen siguiendo lo establecido en la GMP. El cumplimiento de este conjunto de normas se revisa de manera continua mediante de controles externos.


Además, RINGANA ha sido reconocida con diferentes premios a la sostenibilidad medioambiental así como por sus prácticas de empresa innovadora.

Por otro lado, RINGANA está alineada con reducir las emisiones de CO2 a 0, para lo cual hace hincapié en su proceso de producción y distribución. Con el programa RE*THINK buscan compensar la emisión de gases a la atmósfera y desarrollan políticas certeras de reducción del uso de plásticos, de gestión del agua y del uso de materiales sostenibles. Constantemente están buscando la innovación y la mejora.


Si tienes alguna duda o quieres saber mas, no dudes en ponerte en contacto y solicitar aquello que necesites.

39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo